Dentro de las nuevas estrategias para hacer del mercado algo más humanizado, se encuentra el Neuromarketing. Conocer sobre él es fundamental para entender de mejor manera la mente del consumidor.

La mente, sin duda, es uno de los principales factores que influyen en la empatía o no de las personas hacia nuestra empresa.

Desde hace mucho tiempo, investigadores habían analizado este aspecto. Sin embargo, no fue hasta hace mucho que le dieron un nombre a este estudio: el Neuromarketing.

Tanta ha sida su aceptación en la actualidad, que casi todas las empresas le dan un papel protagónico para poder tener una mejor cabida dentro del mercado.

Para explicar algunos factores importantes sobre el Neuromarketing, hemos creado este artículo. Siga leyendo y conozca más sobre esta técnica.

Conociendo el Neuromarketing

Como ya sabrá, el Marketing es fundamental para que los negocios puedan seguir posicionados en el mercado.

Y aunque esto habla solamente de técnicas de mercadeo, ¿qué pasa si humanizamos cada una de ellas?

Es aquí donde aparece el Neuromarketing. Para un mejor entendimiento, podemos definirlo como la neurociencia aplicada a los productos.

A través de él podemos crear campañas con las que el cliente se sienta identificado, creando así un lazo entre nosotros y nuestros consumidores.

Pero, ¿qué se toma en cuenta para preparar campañas exitosas? Todos, o al menos la mayoría, de los aspectos humanos.

La mente es muy compleja, sí, pero esto no quiere decir que no pueda ser abordada. Para explicar qué estudia el Neuromarketing, pasemos al siguiente punto.

¿Qué estudia el Neuromarketing?

La respuesta corta a esta pregunta sería: los sentidos. Básicamente, el Neuromarketing se encarga de estudiar qué perciben los consumidores ante ciertos productos.

Posteriormente, lo toman como base para desarrollar nuevas técnicas o mejorar las que ya están en el mercado.

Por su parte, la respuesta larga sería: analizar todos los elementos que forman parte del cerebro humano.

Cada uno de ellos aporta información que será tomada en cuenta para preparar productos más asertivos.

Ahora bien, si queremos unir los dos puntos, podríamos decir que el Neuromarketing estudia:

  • Las motivaciones: Saber lo que al cliente le motiva y apasiona es fundamental para la creación de campañas.
  • Las emociones: Este punto tiene que ver con la forma en la que los clientes reaccionan ante ciertos estímulos.
  • La percepción visual: La percepción visual es fundamental. Podríamos decir que es el sentido que más hay que estimular en nuestras campañas publicitarias.
  • La percepción táctil: El producto que ofreceremos debe ser amigable al momento de tocarlo.
    El Neuromarketing será el encargado de crear una estrategia para satisfacer el tacto de los clientes.
  • Percepción auditiva: Es otro de los sentidos que también debe quedar satisfecho con la campaña que haremos en nuestra organización.

¿Cuál es la finalidad del Neuromarketing?

El Neuromarketing tiene un objetivo sumamente marcado: Hacer del mercado un lugar agradable para el cliente.

En este caso, sería que nuestra empresa pudiera cumplir con las expectativas de nuestros consumidores. Todo esto usando técnicas de estudio de los pensamientos y las necesidades de ellos.

Algunas de las estrategias más conocidas del Neuromarketing son: Bajar un poco el precio, colocar música de acuerdo al ambiente del establecimiento y algunos productos sin orden.

Esto último es porque el cerebro relaciona el desorden con un precio más bajo de compra. A su vez, esto hace que sean más las adquisiciones en un área sin orden que en una ordenada.

Sin duda, el Neuromarketing es fundamental si queremos hacer de nuestro negocio o nuestra marca una de las favoritas para los consumidores.